Preguntas comunes sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

This is the start of an expanding list
¿Cómo me protejo de las ITS?

La única forma 100% segura de no tener una ITS es no tener ningún tipo de sexo con nadie, tú decides. Si eres activo o activa sexualmente, algunas actividades son más seguras que otras. Por ejemplo, usar condones masculinos o femeninos hace que el sexo vaginal, oral o anal sea protegido. ;-))

Todas las personas queremos protegernos y proteger a los demás. Para las personas sexualmente activas, esto equivale a practicar sexo más seguro. El sexo más seguro puede reducir el riesgo de contraer una ITS y es para las personas como tú, que se preocupan por su propio placer y salud y el placer y salud de su pareja.

Si tu pareja no quiere tener sexo protegido, entonces no te está respetando. No está bien que alguien te presione para hacer nada que no te guste: ¡si hace eso no le importas!

¿Cómo sé si tengo una ITS?

Para saber con seguridad si tienes una ITS acude a un Centro Amigable de Salud.

Recuerda que no todas las ITS presentan síntomas. En otros casos pueden aparecer varios signos de alerta. Podrías tener una ITS si comienzas a sentir:

  • Flujo anormal en la vagina, el pene o el ano.
  • Picazón, ardor y hormigueo alrededor de los genitales.
  • Ampollas, llagas, bultos o manchas alrededor de los genitales, la boca o el ano.
  • Dolor durante o después de las relaciones sexuales.

Si contraes una ITS los síntomas pueden aparecer enseguida o tardar en aparecer. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Aunque los síntomas desaparezcan, igual puedes transmitir la infección a otras personas durante relaciones sexuales.

¿Dónde voy para hacerme las pruebas de ITS?

Si alguna vez has tenido relaciones sexuales de cualquier tipo (vaginal, oral o anal) deberías hacerte pruebas para detectar una ITS. Incluso aunque no tengas síntomas o solo hayas tenido sexo con una persona. La mayoría de las ITS no tienen síntomas, así que sólo es posible saber acudiendo a un Centro Amigable de Salud.

No existe una sola prueba para todas las ITS. Dependiendo de la ITS, tu proveedor de salud puede:

  • Realizar exámenes físicos a tu boca o genitales en busca de síntomas, como erupciones, secreciones, dolores o verrugas.
  • Pedirte una muestra de orina, sangre o tejido.

Antes de hacerte las pruebas, te podrían preguntar cosas como estas:

  • ¿Has tenido sexo oral, vaginal o anal?
  • ¿Tienes sexo con mujeres, con hombres o con ambos?
  • ¿Usas condones? ¿Siempre o algunas veces?

Es muy importante que respondas con sinceridad y sin ninguna vergüenza. El proveedor de salud no puede hacer un diagnóstico adecuado a menos que le des toda la información.

Si sientes vergüenza por acudir a un centro de salud para consultar sobre ITS, no te preocupes, a mí también me pasa, a mis panas y a todo el mundo que conozco. Esa sensación de temor o vergüenza es muy común, pero si estás leyendo esto ya has dado el primer paso. 😉

¿Qué hago si descubro que tengo una ITS?
  • Primero mantén la calma. Si piensas que tienes una ITS o tienes preguntas sobre síntomas, tratamientos y prevención, habla con el personal de un Centro Amigable de Salud.
  • Si tú y tu pareja ya han tenido relaciones sexuales, es necesario que ambos se hagan pruebas médicas.
  • Si tienes una ITS, te recetarán medicamentos para ti y tu pareja. Cumple con todo el tratamiento exactamente como te indique tu proveedor de salud. Asegúrate de que la ITS esté bajo control.
  • Si te diagnostican una ITS no curable, como el herpes, hepatitis, el Vih o el VPH, el personal de un centro de salud puede aconsejarte sobre cómo evitar que transmitas la infección y cómo cuidarte.
  • Si tienes una ITS durante un tiempo, habla de esto con todas tus parejas sexuales anteriores. Sí, ya sé que te puede dar vergüenza, pero si de verdad respetas a esas personas tienes que pensar que las estás ayudando. También ellas y ellos deberían hacerse pruebas.
¿Cómo puedo curarme de las ITS?

Algunas personas, después de saber que tienen una ITS no “tan grave” y al no sentir ningún malestar, piensan que es mejor seguir como si nada, pero ¡ojo! es un gran error: las ITS no desaparecen solas y, si no se tratan a tiempo, pueden provocar más problemas en el futuro.

Aquí te dejo algunos tips para que trates con las ITS de forma responsable con tu vida y tu salud… ¡y la de tus parejas!

  • Cumple TODO el tratamiento que te den aunque te empieces a sentir mejor antes de terminarlo.
  • Habla con un/a proveedor de salud sobre cuándo puedes volver a tener relaciones sexuales sin riesgo de transmitir la ITS a tu pareja.
  • Nunca tomes la medicina de otra persona, ni ofrezcas de la tuya a otras.
  • Regresa a la consulta médica si te piden volver a un control o para realizarte exámenes.
  • Dile a las personas con quien has tenido sexo que supiste que tienes una ITS y que deben hacerse una prueba.
¿Qué hago si estoy embarazada y tengo una ITS?

Si una mujer está embarazada o planea quedar embarazada, debe hacerse las pruebas de detección para que pueda tomar medidas para protegerse y proteger a su bebé.

Las mujeres embarazadas deben pedirle a su profesional de salud que les hagan las pruebas de detección de estas ITS. También es importante que hablen sobre cualquier síntoma que estén presentando y todas las conductas sexuales de alto riesgo que realicen, ya que algunos profesionales de salud no realizan estas pruebas de manera rutinaria. Aunque una mujer se haya hecho estas pruebas en el pasado, debería volvérselas a hacer si queda embarazada.

This is the end of an expanding list