Resolver situaciones incómodas

Resolver situaciones incómodas en pocas palabras

Muchos padres y madres experimentan situaciones incómodas relacionadas con la sexualidad o con las relaciones sexuales de sus hijos e hijas. No sabemos qué hacer, nos frustramos, nos enojamos y acabamos diciendo o haciendo cosas de las que luego nos arrepentiremos.

Para aprender a manejar estas situaciones que tal vez se presenten con tu hijo o hija, aquí puedes encontrar algunas preguntas comunes que realizan padres y madres.

This is the start of an expanding list
¿Qué hago si encuentro a mi hijo o hija masturbándose?

Para muchas personas, la masturbación es un tema tabú. Existen muchos mitos perjudiciales sobre la masturbación que pueden hacer que uno se sienta incómodo con el tema.

Aclaremos algunas cuestiones. La masturbación es una actividad natural y común tanto para el hombre como para la mujer en todas las etapas de la vida, incluyendo la infancia, la adolescencia, la adultez o el matrimonio.

Si encuentras a tu hijo o hija adolescente tocándose o masturbándose, en primer lugar respeta su intimidad. Si está en su habitación, cierra la puerta y pide disculpas. Si está en un lugar público, debes decirle que eso hay que hacerlo en privado.

Si después quieres hablar de este tema con tu hijo o hija, puedes hacerlo en el marco de unas buenas relaciones, pero nunca provocando sensación de vergüenza o culpa. También puedes aprovechar la ocasión para comenzar a hablar sobre sexo y relaciones.

Y recuerda que la masturbación:

  • NO hace que crezca pelo en las palmas de las manos o en otros lugares extraños
  • NO causa ceguera
  • NO hace que se achiquen o se agranden los órganos sexuales ni que cambien de color, textura o apariencia
  • NO te saca granos en la cara
  • NO provoca un crecimiento deficiente
  • NO causa infertilidad (los hombres y los niños no se quedan sin esperma)
  • NO es adictiva
  • NO causa lesiones o daños
  • NO conduce a enfermedades mentales o inestabilidad
¿Qué hago si mi hijo o hija tiene pareja?

Chicos y chicas empiezan a tener interés en una amiga o amigo, tienen vaciles o agarres, se entusiasman con su primera pareja... Como padres y madres es significativo respetar sus sentimientos y acordar normas y valores cuando tengan su relación amorosa.

Como familia generemos un ambiente de confianza con nuestros hijos e hijas, invitemos a su nueva pareja a la casa, empecemos a conocer sus amistades, saber qué les gusta o disgusta.

También debemos reflexionar sobre el trato desigual entre chicos y chicas. El comportamiento sexual es cuestionado en ellas, y a veces aplaudido en ellos. ¿Por qué no tratamos de ser coherentes y educarles basados en la igualdad?

Si tu hijo o hija ya ha comenzado a tener relaciones sexuales o crees que ha comenzado, es un buen momento para hablar sobre el tema de las relaciones saludables y el sexo seguro, sin embargo es mucho mejor si lo haces antes de que empiecen a interesarse en el tema de parejas.

¿Puedo prohibirle tener relaciones sexuales?

¿Tú recuerdas haber pedido permiso a tu familia para tener relaciones sexuales? En ocasiones teníamos miedo de ser descubiertos y castigados.

No se puede prohibir, esa es una decisión que depende de nuestro hijo o hija, así como nosotros en su momento lo decidimos. Lo que sí podemos hacer es apoyarlos para que tomen una decisión informada, responsable y libre de prejuicios.

Conviene ayudarles a que se preparen en forma adecuada, para que no tengan que enfrentar un embarazo no planificado o una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS), pero además que no lo lastimen y que su experiencia sea placentera y no violenta.

Aquí puedes encontrar más información sobre cómo relacionarse con hijos o hijas que ya han iniciado sus relaciones sexuales.

¿Cuándo empezar a hablar sobre anticonceptivos?

Es común pensar que si les damos información sobre anticonceptivos a nuestros hijos e hijas estamos invitándoles a que tengan relaciones sexuales.

Sin embargo, tener información sobre los anticonceptivos no les impulsa a tener relaciones sexuales, ni más temprano ni con mayor frecuencia. Les permite estar preparados y saber qué método usar para protegerse de embarazos no deseados y Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

Desde la pubertad necesitan información sobre los anticonceptivos, cómo usarlos y dónde conseguirlos. Es oportuno que hablemos con los hijos e hijas para que tomen decisiones responsables sobre los momentos de intimidad e insistir que el uso de anticonceptivos es cuestión de dos, de la pareja.

Aquí algunos consejos para hablar de sexo y sexualidad con tu hijo o hija.

¿Qué hago si mi hijo o hija sufre violencia sexual?

Hay que enseñar a nuestros hijos e hijas el respeto por el cuerpo del otro y su derecho a no ser tocado por otras personas. Esto como norma preventiva.

En caso de que él o ella sean acosados con expresiones verbales, propuestas o gestos sexuales que los incomoden por un compañero, una vecina o un amigo, enséñales a no quedarse callados.

Es difícil admitir, ya sea por temor o vergüenza, que son agredidas o agredidos, pero si no existe un ambiente de confianza nunca lo dirán. Por eso, hay que escucharlos, creerlos y tomar acciones inmediatas para detener esta situación, ya sea interviniendo directamente con el agresor o a través de la justicia.

Además, es muy importante que enseñes a tu hija cómo tratar de protegerse de una posible agresión sexual, pero también es IMPRESCINDIBLE que enseñes a tu hijo varón a no convertirse en un agresor sexual. La violencia sexual contra niñas y adolescentes se puede prevenir.

También puedes ayudar a que identifiquen situaciones de violencia.

¿Qué hago si mi hija se queda embarazada?

El embarazo en adolescentes es más común de lo que crees en Ecuador. El 46,5% de las madres ecuatorianas tuvieron a su primer hijo o hija antes de cumplir 19 años. Pero que sea muy común no significa que sea lo más recomendable.

Las chicas embarazadas son más propensas a abandonar la escuela y ser más pobres que las chicas que no se han embarazado. En cualquier caso, un embarazo no deseado no es el fin del mundo y podemos ayudar a nuestra hija a entender cuáles son sus opciones.

Frente a un embarazo no deseado hay que mantener la calma y ayudar a nuestra hija a que piense muy bien sobre lo que desea hacer, pensando en su futuro y el de la familia. Si nos ha contado es porque confía en que somos personas razonables. Actuemos como tales y ayudemos a que maneje sus opciones y tome la mejor decisión de una forma segura.

This is the end of an expanding list