Hablar sobre sexo y sexualidad

Hablar sobre sexo y sexualidad en pocas palabras

  • Es mejor comenzar a hablar con nuestros hijos e hijas sobre la sexualidad en los primeros años de su niñez, aunque nunca es demasiado tarde para empezar.
  • Hablar con los niños y niñas sobre sexo y sexualidad puede resultar incómodo al principio, pero con el tiempo y la práctica resulta más fácil.
  • Existen muchas y diferentes formas de iniciar conversaciones sobre sexo y sexualidad.
This is the start of an expanding list
¿Por qué hablar sobre sexo y sexualidad?

Para las y los adolescentes la opinión de su padre o madre es fundamental a la hora de tomar decisiones sobre sexo. Las y los hijos que pueden hablar abiertamente tienden a posponer la actividad sexual, a tener menos parejas y a usar condones y otros métodos anticonceptivos cuando tienen relaciones sexuales.

Podemos ayudar a nuestros hijos e hijas a tratar temas relacionados con la sexualidad, desde que son pequeños y durante toda su vida. La sexualidad incluye una amplia gama de temas, como el cuerpo masculino y el cuerpo femenino y cómo funcionan, el desarrollo humano, la reproducción, tipos de relaciones, en qué consiste una relación sana y una enfermiza, la conducta sexual, cómo evitar el embarazo y cómo prevenir las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

¿Es lo mismo la sexualidad que el sexo?

No, no es lo mismo.

“La sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vive y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se viven o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales.” (Organización Mundial de la Salud 2006).

El sexo se entiende de dos formas. La primera, es la clasificación biológica de las personas como de sexo femenino o masculino en el momento del nacimiento, basada en las características biológicas como los órganos reproductores.

Pero también, se entiende por “tener” sexo a la realización de prácticas sexuales con el objetivo de sentir placer o reproducirse. En este sentido, el tener sexo es una característica más de la sexualidad humana, pero no deben confundirse.

Cuando hablamos de Educación para la Sexualidad Integral no hablamos de “Educación para tener sexo”. La Educación para la Sexualidad Integral es un derecho humano en todas las etapas de la vida y que nos permite estructurar nuestros valores, conocimientos, actitudes y habilidades de vida para gozar de una sexualidad responsable y constructiva.

Los y las adolescentes tienen derecho a información científica, laica y veraz y servicios de salud sexual y reproductiva. Los estudios han demostrado reiteradamente que la educación sobre la sexualidad integral fomentan la toma de decisiones informadas y responsables.

La sexualidad está presente desde el nacimiento

Si tienes claro que la sexualidad es distinto a (tener) sexo, entonces puedes entender que la sexualidad está presente desde el nacimiento de tu hijo o hija y forma parte integral de su vida.

¿Te imaginas esperar hasta los 6 o 10 años para enseñar a tu hijo o hija cosas como: hablar, comer, lavarse los dientes, controlar los esfínteres? Con la educación de la sexualidad es lo mismo: debemos comenzar desde el primer momento.

¿Cómo educar en el respeto a la diversidad sexual?

La diversidad sexual nos habla de la diversidad que encontramos en todas las personas relacionadas con el deseo de relacionarse erótica y sexualmente. La diversidad y el respeto por las distintas formas de vivir la sexualidad son valores reconocidos en las leyes y, cada vez más, en nuestra sociedad.

Hoy en día tener un hijo o hija lesbiana, gay, bisexual, transgénero o intersexual (LGBTI) no debe ser motivo de preocupación en las familias y menos de discriminación por ser quienes son. Lo que sí debería preocuparte es tener un hijo o hija que odie o discrimine a otras personas porque tienen una sexualidad diferente a la suya.

La Constitución Política del Ecuador garantiza que todas las personas son iguales y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin discriminación de ningún tipo, incluyendo su identidad de género y orientación sexual.

La educación en el respeto a la diversidad es uno de los valores que puedes practicar con tu hijo o hija. Si quieres aprender más sobre este tema, lee Criar hijos e hijas LGBTI.

¿Cómo puedo empezar a hablar sobre sexo y sexualidad?

La vida cotidiana nos brinda muchas oportunidades para hablar de la sexualidad. Al ver un programa de TV que muestra a un adolescente atravesando la pubertad o saliendo a una cita, una publicidad que alienta la aceptación del cuerpo o al encontrarnos con una vecina embarazada, podemos usar estas situaciones para iniciar conversaciones con nuestros hijos e hijas. Estos momentos educativos ocurren todos los días y pueden ayudar a que la conversación sea más fácil y natural.

¿Cuándo debo comenzar a hablar sobre sexo y sexualidad?

Es mejor comenzar a hablar con nuestros hijos e hijas sobre la sexualidad a edad temprana. Desde muy pequeños, niños y niñas sienten curiosidad acerca de su cuerpo y por los diferentes tipos de relaciones. Esta curiosidad genera una oportunidad natural para iniciar la conversación y comenzar a construir una relación de respeto y confianza. Con los niños y niñas pequeños, puedes comenzar por enseñarles los nombres de las partes del cuerpo y preguntarles si saben por qué los niños y las niñas son diferentes.

Brindar información adecuada a la edad facilita a los niños y niñas entender que el sexo es una parte natural del ser humano y del desarrollo emocional. También hace que sea más sencillo hablar con ellos acerca de aspectos más complejos de la intimidad sexual a medida que crecen.

No te preocupes si aún no comenzaste a hablar con tus hijos o hijas sobre sexualidad. Nunca es demasiado tarde. Simplemente no intentes “ponerte al día” de una sola vez. Lo más importante es ser abierto y accesible en cualquier momento en que tu hijo desee hablar contigo.

¿Qué clase de cosas debo decirles?

Para la mayoría de padres y madres es muy importante transmitir a nuestros hijos e hijas los valores en que creemos, pero no debemos olvidar que ellos tienen que tomar sus propias decisiones y construir su escala de valores propia.

En el caso de la sexualidad y el sexo, es importante que les preparemos para que tomen decisiones responsables en el momento en que sean activos sexualmente. Cuando cumplan 18 años de edad, la gran mayoría de los y las adolescentes habrá tenido relaciones sexuales. Por lo tanto, además de transmitir nuestros valores sobre relaciones sexuales, es importante hablar con los y las adolescentes sobre cómo prevenir el embarazo y las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS).

¿Cómo puedo lograr que las conversaciones sean más fáciles?

Es normal que padres, madres, hijos e hijas sientan vergüenza o incomodidad al hablar con el otro acerca de sexo. Admitirlo puede ayudar a aliviar la tensión. Podemos intentar decir, “es completamente normal que esto sea raro, pero te amo y me preocupo por ti; por lo tanto, debemos hablar sobre cosas importantes como estas”. Con el tiempo y la práctica, será más fácil. La clave es que la conversación siempre sea abierta y continua.

Escuchar a nuestros hijos e hijas les demuestra que nos interesa y respetamos lo que tienen para decir. No es necesario que estemos siempre de acuerdo con lo que escuchamos, pero es importante prestar atención a lo que nos dicen.

Puede resultarnos tentador interrumpirlos y darles nuestro punto de vista, pero si dedicamos un poco de tiempo simplemente a escucharlos y hacerles preguntas, ayudaremos a que nuestros hijos o hijas aprendan a explicar sus ideas con claridad. Lograremos conocernos aún más y generaremos confianza mostrándoles que verdaderamente nos importan sus pensamientos y sentimientos. Podemos demostrarles que entendemos su punto de vista, diciendo cosas como: “Creo que sé de dónde viene esto...” o “Entiendo lo que sientes y muchas veces también me sentí así cuando tenía tu edad”.

¿Cómo respondo las preguntas de mi hijo o hija?

Nuestros hijos e hijas tienen varios motivos para preguntarnos sobre sexo y sexualidad. Es probable que sientan curiosidad. Tal vez necesiten ayuda para tomar una decisión o interpretar el mundo que les rodea. Por lo tanto, sin importar qué tan sorprendentes puedan ser sus preguntas, los niños y niñas siempre necesitan respuestas francas y concretas.

Estas son algunas sugerencias:

  • Intenta averiguar lo que tu hijo o hija está preguntando en realidad. Lo que parece una pregunta directa puede no serlo. Para averiguar la verdadera naturaleza de la consulta, puedes preguntarle: “¿qué escuchaste sobre ese tema?”, “¿qué piensas sobre eso?” o “¿me dirías lo que ya sabes sobre este tema?”.
  • No respondas con demasiada información. Podemos dar respuestas breves y simples y explicar palabras nuevas que nuestros hijos o hijas posiblemente no hayan escuchado antes. Después de responder, podemos estimular a nuestros hijos e hijas para que hagan más preguntas, diciéndoles: “¿hay algo más que desees saber?”
  • Comprueba que el niño o la niña haya comprendido. Después de responder una pregunta, dile: “¿respondí tu pregunta?”

Algunos padres y madres temen que no sabrán las respuestas de las preguntas de sus hijos o hijas. Es perfectamente normal no saber algo o no tener una respuesta inmediata. Una de las mejores formas de enseñar a nuestros hijos e hijas sobre sexualidad es buscar las respuestas juntos y luego analizar lo que aprendimos.

¡Mucha Nota! es un lugar ideal para que juntos puedan encontrar respuestas sobre sexualidad y sexo.

¿Qué preguntas realizan los niños o niñas de edad preescolar?

Los niños y niñas de edad preescolar hacen preguntas muy básicas. A continuación, presentamos algunos ejemplos de cómo podemos responderlas.

P. ¿Cómo entran los bebés en tu barriga?
R. Cuando una mujer tiene un bebé en la barriga, se le llama embarazo. El embarazo se produce cuando un espermatozoide de un hombre se encuentra con un óvulo de la mujer y comienza a desarrollarse ¿Tienes alguna otra pregunta sobre esto?

P. ¿Qué es eso? (y señala los senos u otras partes del cuerpo de una mujer).
R. Esos son los senos. Las mujeres tienen senos. ¿Deseas saber algo más sobre eso?

P. ¿Por qué yo tengo pene y tú no?
R. Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva. Yo soy una mujer, una niña que ya es adulta, y tengo vulva en lugar de pene. Y tú eres un niño y tienes pene en lugar de vulva.

Como habrás notado, es muy importante que llamemos a las cosas por su nombre real. Las partes genitales de las niñas y los niños se llaman vulva, pene, vagina, testículos, senos, etc. Si usamos otros nombres para referirnos a esas partes del cuerpo (creyendo que son nombres menos explícitos) estaremos enseñando que hay unas partes del cuerpo que son “nombrables” y otras que no lo son, comenzando así a colocar tabúes sobre el propio cuerpo. La información real es clave para crecer como adolescentes y adultos sanos.

¿Qué preguntas realizan los niños o niñas de primaria?

Cuando los niños y niñas comienzan la escuela van a encontrarse con otros chicos y chicas de muchas edades y la sexualidad propia y ajena será evidente en todo momento. Es importante tener preparadas las respuestas a las preguntas o comportamientos que adquirirán en esta etapa.

A continuación, presentamos algunos ejemplos de preguntas que generalmente realizan los niños de nivel primario y algunas posibles respuestas:

P. ¿Está bien tocarse a sí mismo?
R. Sí, está bien. Es placentero tocarse a sí mismo, pero debemos hacerlo únicamente en privado.

P. ¿Qué es el Sida?
R. El Sida es una enfermedad provocada por un virus que se llama Vih. El virus está en los fluidos del cuerpo, como la sangre. Es muy importante entender que el Vih no se transmite por estar cerca de alguien que lo tiene, abrazar o dar un beso. ¿Deseas saber algo más acerca del Sida?

P. ¿Los niños tienen la regla?
R. No. Solo las mujeres tienen la regla o menstruación. ¿Qué sabes acerca de esto?

P. ¿Qué significa "homosexual"?
R. Algunas personas se sienten atraídas por personas del mismo sexo. Estas personas son homosexuales. Las personas que se sienten atraídas por personas del sexo opuesto son heterosexuales. Las personas que se sienten atraídas por personas de ambos sexos son bisexuales. ¿Tienes otras pregunta sobre esto?

¿Qué preguntan generalmente los y las adolescentes?

A medida que los niños y las niñas crecen y se convierten en adolescentes, sus preguntas se hacen más complejas. A continuación, presentamos algunas preguntas comunes que realizan y sus posibles respuestas:

P. ¿Cómo sabes cuándo se termina la pubertad?
R. Es difícil de saber. Algunas personas no experimentan todos los cambios que ocurren durante la pubertad hasta que tienen veinte años de edad. Pero puede terminar antes. ¿Tienes otras preguntas sobre la pubertad?

P. ¿Qué tamaño tendrán mis senos?
R. Depende. Los senos pueden ser de cualquier tamaño, forma y color. Y cuando se están desarrollando, cambian todo el tiempo. Tanto si los tuyos son como limones o como toronjas, están bien.

P. ¿Es cierto que una mujer no puede quedar embarazada la primera vez que tiene relaciones sexuales?
R. No, no es cierto. Si tienes relaciones sexuales vaginales y no utilizas preservativo ni otro anticonceptivo, puedes quedar embarazada la primera vez, incluso si aún no has menstruado. Por esto, la gente debería utilizar anticonceptivos siempre que tienen relaciones sexuales.

P. ¿Cuál es el mejor método anticonceptivo?
R. Diferentes métodos anticonceptivos pueden ser los mejores, depende de cada persona. Por eso es importante saber acerca de cada método anticonceptivo para que puedas elegir cuál es mejor para ti. (Los y las adolescentes que deseen conocer sobre anticonceptivos, pueden aprender más haciendo en la sección Condones y Anticonceptivos).

P. ¿Deben tener relaciones sexuales dos personas si están enamoradas?
R. No necesariamente. El sexo es solo una parte de una relación. Es una forma de expresar el amor. Optar por formar parte de una relación sexual es una decisión importante. Debes pensar en muchas cosas. Y dos personas pueden amarse muchísimo sin tener relaciones sexuales. ¿Crees que estás enamorada?

P. ¿Perder la virginidad causa dolor?
R. Algunas mujeres experimentan dolor la primera vez que tienen relaciones sexuales vaginales. Esto sucede porque posiblemente el himen, en la abertura de la vagina, se tensa hasta abrirse durante la primera relación sexual, lo que puede causar dolor y sangrado. ¿Tienes otras preguntas sobre la virginidad?

¿Qué más puedo hacer para ayudar a mi hijo o hija a tener una buena salud sexual y relaciones saludables?

Podemos seguir algunas pautas simples que disminuirán las posibilidades de que los y las adolescentes tengan una conducta riesgosa, como beber alcohol, fumar, practicar el sexo sin protección o antes de estar listos. Lee más sobre Cuidar la salud por medio de límites.

This is the end of an expanding list